Soy princesa siendo yo

Queremos retomar algo de lo compartido en el post “Las princesas de hoy” y contarles algunas experiencias personales sobre el juego y el género.

“El año pasado, en una reunión de padres del jardín maternal al que iba Fausti, la directora comentaba el estilo de juego de varones y nenas y como comenzaba a notarse la diferencia de intereses por sexo en la sala de 2. Decía que los varones jugaban más con el cuerpo y las nenas jugaban a ser princesas. Enseguida pensé que si bien es cierto que existen ciertas diferencias en estilos de juego de unos y otros, me asombró mucho ese comentario referido a las nenas y midiendo las palabras, me metí a comentar… Dije algo así como que ella no jugaba a las princesas, que tenía otros tantos y variados intereses al jugar y que el tema con las princesas era controvertido. Algunas mamás dijeron que sus hijas sí jugaban a ser princesas e hicieron referencia a la Princesita Sofía. Capaz a la directora no le gustó mucho mi comentario, pero me pareció bueno descubrir esas diferencias entre las mismas nenas.”

Sabemos que hay algo muy personal en lo que cada una como madre elige como juguetes para sus hijos. Cada vez es más amplia y heterogénea las posibilidades de juego para varones o nenas e incluso esos límites son difusos. Hay juguetes que en nuestra infancia eran considerados “de nena” o “de nene” que hoy los juegan unos u otros por igual.

Como Si Deco Juegos

“Yo como mamá de una nena y un varón, noto que sus intereses al jugar son variados y rompen con algunos modelos con los que fuimos educadas muchas de las de nuestra generación. Benja a veces juega con una cartera y yo, al principio, con una mirada un poco arcaica, trataba de evitarlo. Incluso mi mamá me decía que no se la diera. Luego comencé a ver a Juana jugar con autitos o con herramientas. Y a pesar de que mi mamá seguía diciéndome que eran “de nena” unos o “de nene” otros, yo opté por relajarme y seguir el juego de ellos. Descubrí algo muy valioso: los juguetes no tienen género, sí tienen la posibilidad de desplegar una gran variedad de posibilidades en mis hijos. Y dejo que eso suceda con naturalidad, porque además sé que los intereses van variando y eso es sanísimo!!”

A nosotras el tema de las princesas nos llama a la reflexión sobre los modelos de mujer. Y qué importante es lo que nosotras les mostremos a ellas!! En este mundo actual en que el lugar de la mujer en algunos ámbitos, continúa generando controversias, es importante detenernos a reflexionar un momento en los juegos que ellas, nuestras hijas, eligen.

“A Faustina le gusta jugar a la cocinita, le encanta cocinar con sus juguetes y meterse en la cocina con nosotros a preparar la cena o a amasar unas galletitas caseras. Ella ama los libros y tiene una pequeña biblioteca a la que se acerca a elegir y se sienta en su silloncito a hacer que lee o a mostrarle el libro a alguno de sus muñecos. Ella es una pequeña apasionada de los números, los elige en libros, en juegos, los tiene en goma eva imantados, los busca en la tele, en el celu, en la compu. A ella le encantan las bailarinas, tiene su tutú, da vueltas y baila feliz y cuando descubre una bailarina en un cuento, queda atrapada descubriendo las imágenes. Ella juega a ser la Doctora Juguetes, hace sus “chequeos”, da sus remedios y cura nanas. ¡¡Vaya si sabe curar nanas con su imaginación tan rica!!

Pero de princesas muy poco… Tiene algún librito y alguna muñeca de las de Disney pero no son sus juguetes preferidos… Tiene modelos fuertes de esfuerzo, constancia, dedicación… creció viéndome trabajar muchas horas y llegando tarde y cansada a casa. Ella vio a su papá estudiar, creció entre libros y apuntes. No digo que eso sea algo ejemplar. No creo que existan ejemplos de cómo ser madre o padres. No tienen una idea de lo que me costó y me sigue costando transitar estos años de tanta necesidad de dinero y trabajo con Fausti tan chiquita!! Sí creo que con todo esto ella aprende.

Sí, podemos enseñarles a las niñas de hoy a ser princesas de carne y hueso, con personalidades fuertes y ayudarlas a desplegar la imaginación al máximo con los pies en la tierra…”

Confiamos que desde ahí, podemos construir nosotras como madres un perfil distinto para las próximas generaciones de mujeres y posibles madres. Que puedan transitar su ser femenino con la fortaleza que les darán algunos valores y cimientos fuertemente arraigados a la realidad que les toque vivir, con una mirada solidaria y empática hacia las demás y con la posibilidad de construir algo mejor del mundo que les vamos armando hoy…

Written by

Deja un comentario