Sobre el tiempo pasando…

Este primer año del blog nos lleva a pensar en los comienzos. Creemos que volver la mirada atrás, no sólo nos permite ver el camino andado, sino aprender y saber hacia dónde queremos ir. Muchas Madres creció y queremos que siga creciendo, como lo venimos haciendo, con una mirada más colaborativa y solidaria del ser madre.

Nuestros comienzos no fueron para nada azarosos. Tuvieron que ver con un proceso de búsqueda, con un tiempo que puedo ubicar entre experiencias fuertes, movilizadoras, que motivaron las ganas de poner palabras a esas vivencias que deja la maternidad y la vida.

Cuando Muchas Madres se estaba creando

Recuerdo el año 2015 como el principio de este recorrido con el blog. Había sido un año de mucho trabajo, de jornadas laborales estresantes, con Fausti con 1 año concurriendo al maternal jornada completa. Estábamos muy cansados, por eso con mi marido decidimos irnos a pasar fin de año a la costa los tres solos. Ya venía conversando con él sobre algunas ideas y proyectos que tenía ganas de concretar. Y sentí que ese era el momento para intentarlo. Me fui con algunos libros y cuadernos para comenzar a escribir. Cerramos el año con Fausti conociendo el mar. Cuando ahora vuelvo a ver las fotos de ese verano, me emociono porque ella, así tan chiquita, ya nos había mostrado lo verdaderamente importante en la vida. Esos instantes tan llenos de amor, esos momentos en familia borraban todo esfuerzo del año pasado y nos permitían sumergirnos en una nueva aventura.

Ese aire de mar que huele a frescura, a viento y a agua me permitió inyectarme de energías esperanzadoras, soñé y me animé a darle forma a todo lo que creía. Esos primeros días del 2016 comencé a ponerle palabras a lo que me había enseñado la vida, desde que ella nació pero sobre todo a lo vivido ese año y a las creencias que venían escuchando mi marido y mi psicóloga como únicos interlocutores. Me animé y escribí mucho.

Al volver a Buenos Aires luego de esos días, pasé todo aquello a la compu y quedé encantada con la facilidad con que salieron las palabras, la coherencia de cada frase. Algo de eso, está en Madres que trabajan.  Sin dudas, eso escrito era el fiel reflejo de lo que creía. Me junté con Nati y le conté mi idea. Le mostré algo de lo escrito y le trasmití muchos posibles temas más de los que quería escribir. Ella venía de un año intenso también. Había nacido Juana y como con Benja se llevan 1 año y 5 meses, estaba bastante ocupada con la crianza de ellos. Ese año Benja comenzaría el jardín y le tocaría la adaptación que sospechaba iba a ser ardua. Estuvimos de acuerdo en darnos tiempo para madurar la idea, darle forma de a poco, con la ayuda y el apoyo continuo de Pau.

Fue pasando la primera parte del año 2016, entre adaptaciones de los chicos y cambio de trabajo mío. Para las dos estaba siendo un año cansador, andábamos de aquí para allá, pero el blog se fue gestando. Así llegó el momento en que nos dimos a conocer en las redes. Paso a paso, con golpes, aprendizajes, como en la infancia, lo vimos cumplir su primer mes. Sumamos ideas, propuestas de emprendedores, relatos de otras madres. Y sin darnos cuenta, ya estaban dando vueltas nuestros relatos por la vida de muchas madres. Nos escribían y nos siguen escribiendo contándonos historias fuertes, sueños emprendedores y eso sigue contagiando a muchas más. Eso es con lo que había soñado ese verano en la playa, con la idea de una red de madres.

Y aquí estamos tan enredadas que con algunas ya somos amigas y con otras hicimos que los kilómetros que nos separan, no se sintieran. Algunas historias nos hicieron volver al mar, otras nos llevaron a las sierras cordobesas y otras nos permitieron cruzar las fronteras de nuestro país. Gracias a todas porque nos hicieron sentir que nuestro sueño no era una locura, que necesitaba dedicación pero era posible de concretar. Y aquí estamos, con este lindo año de trabajo juntas, con el blog viviendo al compás de la vida de muchas.

FELICIDADES MUCHAS MADRES!!

Written by

Deja un comentario