Los amigos en la infancia

Ya varias veces hablamos sobre la amistad en la maternidad; porque pensamos que a pesar de los horarios y las responsabilidades que todas tenemos como madres, siempre nos hace bien charlar entre amigas, compartir vivencias y generar momentos entre nosotras. Ya el año pasado publicamos un post sobre nosotras dos como amigas desde que somos mamás. Lo pueden leer acá.

Tal como lo dijimos en aquel momento, los espacios de encuentro con amigas pasan a ser otros y los tiempos para eso también. Junto con la maternidad pasamos a conocer más mamás y nos vamos haciendo nuevas amigas. Esas conversaciones tan singulares que se dan en la puerta del jardín y del cole, son un claro ejemplo de esto. Día a día, vamos conociéndonos mientras conversamos sobre cosas cada vez más personales. Y al mismo tiempo que nosotras, las madres, nos vamos conociéndonos, nuestros hijos van cultivando sus primeras amistades. De eso se trata ser madre; mostrarles a nuestros hijos esas cosas que valoramos.

Desde sus primeros intentos de vincularse con pares, los niños van eligiendo los compañeros preferidos de juego. Al principio se da el juego paralelo, es decir que juegan con la presencia de otro niño pero sin compartir juguetes. Pero cuando se da la interacción, en esos momentos, suceden cosas maravillosas. Escucharlos hablar, interactuar, proponer juegos, imaginar juntos. Se eligen un día, se vuelven a elegir varias veces más y a la salida del jardín nos cuentan qué lindas actividades hicieron juntos. Nos nombran una y otra vez al mismo compañerito y nosotras comprendemos que ahí ya hay una amistad.

A veces también juegan que sus muñecos tienen el nombre de sus amiguitos y escuchamos esas conversaciones tan llenas de fantasía e imaginación. Pero aquella es una fantasía con bases reales, llena de situaciones vividas que pasan a ser un modelo fuerte de lo que desean ser. Somos nosotros, los padres, quienes los invitamos a vivir eso que tanto valoramos: la amistad.

A todos esos chiquitos que con una alegría inmensa sonríen cada vez que llegan al jardín a encontrarse con sus amiguitos.

A todos esos chiquitos que insisten con invitar a ese amiguito por primera vez a casa.

A todos esos chiquitos que nos cuentan lo que hicieron o charlaron con ese compañerito preferido.

A esos chiquitos que nos miran a nosotras con admiración mientras conversamos con las mamás de sus amiguitos y finalmente decimos que sí a la invitación a casa a jugar.

A todos esos, que van entendiendo que la vida se trata de sembrar en la infancia, para cosechar a lo largo de toda la vida…

FELIZ DÍA!! FELIZ VIDA llena de amistades valiosas!!

Written by

Deja un comentario