Lo que Muchas Madres cuenta

No, no somos el típico blog de madres. Ya a esta altura, llegando casi a cumplir un año de vida virtual, muchas lo habrán notado. Y como estamos seguras de nuestras ideas, siempre renovamos la apuesta y reforzamos nuestra mirada en cada nuevo post.

Tal vez no hablemos del lado más romántico de la maternidad, pero creemos que ayudamos a muchas compartiendo momentos no tan sencillos de transitar. Tal vez nuestros consejos no tengan forma de “tips” o recetas prácticas que funcionen siempre (déjennos seguir dudando de eso…), pero creemos que habilitando este espacio de encuentro y escucha nos estamos ayudando mucho entre nosotras. Porque nos damos la posibilidad de ver que existen muchas mujeres atravesando situaciones especiales, de esas que no salen tan publicadas por aquí y por allá, mujeres que a veces padecen en silencio o viven cotidianamente con una sensación de malestar. Para todas, aquí estamos nosotras; queremos seguir construyendo juntas una verdadera red de madres nutrida de los testimonios de todas. Queremos seguir contando con ustedes, que nos siguen y nos cuentan esas cosas que atravesamos en la vida de mamá.

Así que volvemos a convocar a todas las que se animen a escribir y que tengan ganas de contarnos historias sobre la maternidad, sobre como la viven y sumar así más relatos de todas nosotras. Porque el blog es de todas!!

Además de los testimonios de madres comunes, nosotras siempre consultamos bibliografía actual sobre cada tema que elegimos. Eso nos permite pararnos en otro lugar y con otra mirada, nos permite enriquecernos y fortalecer nuestro posicionamiento en la vida. Uno de los libros que marcó nuestros comienzos fue el de Carolina del Olmo, “¿Dónde está mi tribu? Maternidad y crianza en una sociedad individualista.”

Seguimos este libro en gran parte de lo que decimos en nuestras publicaciones. Les compartimos una cita que identifica lo que queremos trasmitir como mensaje final en cada post:

Pero sí, es cierto que existen infinidad de libros que dan consejos sobre pautas de crianza, con estilos casi opuestos, algunos sustentados en teorías, otros basados en la propia experiencia; tal como sucede con los blogs. Como sabemos que hay muchas abanderadas que refuerzan a diario ideas infalibles sobre lactancia, alimentación, horas de sueño, vínculo madre- bebé y tiempos madurativos; nosotras queremos dejar en claro nuestro mensaje: no existen consejos de crianza aplicables a todos los casos y no todos esos consejos funcionan de igual modo con un niño u otro. Al menos no es así en tanto no se dé lugar a considerar también las situaciones particulares que rodean cada relación madre- hijo. No está bueno creerse todas las situaciones ideales que plantean muchos libros, no es para nada sencillo (ni aconsejable) cumplir el 100% de los consejos de atención y cuidado del recién nacido y no es posible pensar que una determinada recomendación sea universal para todas las madres y todos los bebés. Por suerte, también hay muy buenos libros que cuestionan tales certezas y nos invitan a nosotras como mujeres y madres, a reposicionarnos. Corrernos del lugar de la certeza permite la pregunta y en definitiva nos ayuda a aprender a diario y crecer.

Existen muchas situaciones especiales que rodean la maternidad, de las cuales ya hemos hablado. Por ejemplo, cuando tenemos nuestros hijos internados en neonatología, cuando nacen con alguna dificultad física o con alguna condición genética, u otras preocupaciones tan propias de la mayoría de los hogares de clase media en Argentina.

Entonces ahí, es donde creemos que nuestro espacio es necesario.

No queremos que el blog sea un espacio para contar sólo nuestras experiencias, sino que queremos que sea un espacio de todas, que ustedes lo sientan como un lugar propio para contar también sus vivencias en torno a la maternidad, que sea un lugar de encuentro donde entre unas y otras podamos crecer acompañadas. Si queremos darles un mundo mejor a nuestros hijos, creemos que el primer paso es fortalecer la idea de solidaridad, de cooperación y de unión. Confiamos en que podemos hacer alguna diferencia desde nuestro humilde rol de comunicadoras, porque nuestro principal motor es: creer en el poder de la escucha recíproca y de las miradas empáticas. Porque sabemos que está en nuestras manos la posibilidad de construir un nuevo modo de vivir la maternidad. Aquí estamos nosotras dos y todas ustedes, unidas por una misma causa. Aquí estamos para lo que necesiten. Ojalá sea posible… como decían John Lennon:

Written by

Deja un comentario