Lo natural en la maternidad

El tiempo de vacaciones siempre me resulta inspirador. Este año nos hicimos una escapada super reconfortante en contacto con la naturaleza y desconectados de todo dispositivo electrónico (no tele, no wifi, no celu, ni nada) y esto reactivó una idea a la que venía intentando darle forma: Lo natural en la maternidad.

¿Acaso existe una naturaleza propia y única del ser madre?

Mercedes
Mercedes

Es frecuente que el adjetivo “natural” acompañe diversas situaciones de la maternidad y la crianza.

Se dice que los malestares en el embarazo son naturales y con eso se intenta calmar a la madre, en esa espera que de dulce no siempre tiene tanto. Creo que cada mujer en sus embarazos vive situaciones únicas para sí misma. Por mucho que intentemos verlo como una norma, cada una lo vive de una forma especial.

Se utiliza el término natural para asociar la situación del parto con el tan de moda “parto respetado”. Y al mismo tiempo, tal vez sin quererlo, se le quita “naturalidad” cuando el parto tiene que ser por cesárea. Creo que lo natural es la vida, como sea que se dé el parto, lo hermoso es dejarse sorprender por la maravilla de la vida.

Se calma a la madre diciendo que son cosas naturales cuando su bebé tiene cólicos, vómitos, no duerme de noche, etc. Creo que no hay palabras que calmen a una madre preocupada y con tan pocas horas de descanso.

Incluso se dice que es natural o que cada nene tiene sus tiempos, cuando nos preocupamos porque todavía no se sienta, o no gatea, o no empieza a caminar en los tiempos pautados. Creo que si bien es cierto que cada niño es único y que los tiempos de uno no son los de otros, bien vale el intento de escuchar a una mamá preocupada. Hasta a veces los mismos pediatras minimizan planteos que les hacemos en las consultas.

A veces pienso que tal vez yo, o nosotras todas, deberíamos hacer el intento de expresar nuestra sensación en palabras claras. Pero al mismo tiempo me pregunto si así y todo nos entenderían. Lo cierto es que a las madres, sobre todo las primerizas, no nos calma nada que nos digan que esto o aquello es natural. Creo que deberíamos dejar de naturalizar algunas cosas de la maternidad, sorprendernos y cuestionarnos, ir más allá de lo habitual. Para crecer nosotras como mujeres y que todos como sociedad podamos mirar la maternidad de otro modo.

Creo que la naturalidad o no naturalidad se la ponemos nosotras, las madres, en las situaciones cotidianas de la vida de nuestros hijos. Vayamos más allá de lo conocido, pre- establecido y “de moda” en la maternidad. Dejémonos sorprender por la maravilla de la vida, por el desarrollo y el crecimiento, tanto de nuestros hijos como de nosotras como madres.

9 de julio
9 de julio

No naturalicemos nosotras las cosas que no nos hacen bien. Optemos sin condicionamientos y cambiemos si es necesario. Hablemos de lo que nos molesta. Detrás de toda situación complicada o problemática, hay una solución. Seamos parte de un cambio en la mirada hacia la mujer y madre. Esto nos ayudará a todas. Construyamos juntas una nueva naturaleza de lo femenino.

LAU

Written by

Deja un comentario