Las “princesas” de hoy

Seguimos viendo imágenes en las redes sociales de madres que muestran una mirada parcial de la maternidad, una mirada muy subjetiva. Creemos que esto va más allá de cómo se sienta cada una como madre. Si asumimos el compromiso de escribir y mostrar la vida de madre, entonces creemos que debemos hablar de TODO. Creemos que en la medida que se sigan mostrando fotos de mujeres con caras repletas de satisfacción y realización personal, omiten considerar un público muy grande: el de las madres que no vivimos ni la maternidad ni el embarazo como en los cuentos o en las revistas. No existen vidas perfectas. Desterremos del imaginario social la idea que existen madres perfectas, abnegadas, sacrificadas y “buenitas” por esencia. Saquémonos de la cabeza la palabra “perfecta” porque no sólo se vuelve difícil de cumplir, sino que nos imprime un plus de exigencia.

Sí, chicas, dejémonos de creer en los cuentos de las princesas de Disney de cuando éramos chicas, porque ¡¡hasta esas historias de princesas cambiaron!! Actualmente somos muchas más las parecidas a la Mujer Maravilla que a la Cenicienta.

Justamente, pensando en las actuales protagonistas de películas infantiles, podemos tomar estos modelos. Las mujeres hoy somos más parecidas a Ana de “Frozen” que corre y lucha aún cuando va perdiendo las fuerzas, a Rapunzel que se anima a ir en busca de lo desconocido y a armar su propia historia sin ataduras, a Jessie de “Toy Story” que aún con una imagen de valentía no la avergüenza mostrar sus miedos y nos enseña la importancia de la lealtad a un grupo de pertenencia.♥

2017-04-4--18-52-51

¡Sí que hay lindos valores para rescatar en esas historias! Ya que a veces nos sentamos nosotras también a ver esas pelis con nuestros hijos, aprovechemos para tomar valores que nos fortalezcan, que nos permitan crecer como mujeres. Pensémonos más como mujeres generadoras de cambios.

Hoy las mujeres sabemos lo que es pelear por un ideal, sabemos ponernos fuertes en situaciones difíciles, tenemos muchas más herramientas para pararnos ante el mundo a contar historias que por momentos son difíciles. ¿Quién no tiene en su entorno más íntimo alguien que haya atravesado por tratamientos de fertilidad? ¿O por un embarazo con meses de reposo? ¿O que haya tenido a su bebé recién nacido internado en neo? ¿O que tenga hijos con necesidades especiales? ¿O que acompañe a sus hijos a tratamientos fonoaudiológico o psicológico? Todas seguro tenemos a alguien cercano que haya pasado por alguna de esas situaciones o la esté viviendo ahora. Nosotras vamos siempre en busca de esas historias. Historias que no son excepciones, que nos muestran la fragilidad del ser humano y al mismo tiempo nos enseñan a ser fuertes, a sabernos vulnerables y poderosas.

Dar vida no es sólo la concepción y el parto, es una práctica de todos los días. Todos los días las mujeres damos vida a otras mujeres a través de un mensaje cordial y atento a la diversidad, a través de una mirada maternal hacia las historias difíciles de otras mujeres, a través de un mensaje de aliento hacia las adversidades de la vida de otros.

Nosotras damos vida cuando escuchamos con empatía, cuando nos corremos de nuestra propia historia para darle un espacio y un tiempo a otras tantas más. Por eso invitamos a tantas mujeres más a que nos cuenten los valores que se exaltan en cada una con la maternidad. Nosotras creemos en la fuerza que genera en los demás todas esas historias. Y porque confiamos en eso, ¡¡vamos siempre por más!!

Written by

Deja un comentario