Un entramado de madres

Tenemos la intención de compartirles historias y experiencias que no suenen como consejos, no queremos quedarnos sometidas a teorías. No nos conquista el romanticismo con que algunos autores se debaten en torno a la receta más hermosa o más práctica para criar hijos. No creemos en esas ideas simplistas de que una determinada acción producirá irremediablemente una respuesta deseada o un mal de por vida. Tenemos un punto de vista crítico (y preguntón). Intentamos a diario construir un estilo de mujer y de madre que responda a nuestra intuición. Creemos que somos muchas las que nos encontramos a diario en esta búsqueda y quisiéramos hacer públicas muchas de esas voces. Esperamos que leyéndonos, les den ganas de contar sus vivencias y que poco a poco nos vayamos conociendo a través de las voces de cada una.

En estos últimos años, ha habido un gran auge de libros sobre maternidad que, sumados a algunos ya clásicos autores sobre el tema, brindan diversos consejos y erigen teorías sobre “¿cómo criar a tus hijos?”. Éstas, básicamente, podrían agruparse en dos corrientes, que se oponen y debaten entre sí: unas centradas en las demandas del niño y otras en las necesidades de los adultos. Ambas cargan con excesos y con fanatismos exacerbados. Nuestra intención está lejos de querer encontrar un punto medio, porque creemos que son muchos los lugares porque son muchas las mujeres. Justamente allí donde se intenta cumplir con las múltiples demandas del mundo femenino actual, en esos tantos lugares habitados por mujeres reales, se encuentran las experiencias comunes de quienes no seguimos como abanderadas ninguna teoría.

Nos interesa escuchar a esas mujeres: esas que deben retornar al mundo laboral luego de haber sido madres, las que necesitan armar un conjunto de ayudas para el cuidado de los hijos pequeños (aún bebés de meses), las que se preguntan sobre el crecimiento de sus hijos y no encuentran respuestas en ninguna teoría.  Mujeres que se lanzan a la aventura de ser mamás y que, en el intento de cumplir en tiempo y forma con sus ocupaciones, se encuentran debatiéndose sobre las decisiones del día a día.

Las experiencias podrán ser variadas, pero en todas ellas hay rasgos comunes. Sin dudas, cada mujer llega a ser madre de una manera distinta; cada una lo hace desde sus particulares vivencias previas y desde una determinada historia. Pero en algún momento, surgen inquietudes similares porque atravesamos momentos con sensaciones en común. Hablando unas con otras descubrimos que existe ese gran universo femenino y que su caudal creativo puede ser mucho más rico si se comparte. Por eso estamos aquí nosotras, porque confiamos en la energía que las mujeres generamos y creemos que juntas podemos hacer algo grandioso.

Somos muchas mujeres las que intentamos que las vidas de nuestros hijos estén plenas de experiencias significativas. Y no es sencillo este arte de construir vidas.

NATI Y LAU

Written by

4 comments / Add your comment below

  1. Me encanta la idea. Si bien no existen libros que te expliquen “como ser la mejor mamá”, porque cada hijo es distinto y requiere un tratamiento distinto, siempre ayuda escuchar la experiencia de otras mamás como ustedes.
    Felicitaciones y sigan adelante!!!!!!!

  2. genial chicas!!! Las felicito por lo que hicieron. Como dicen no hay fórmulas y leyendo tal o cual libro, igual puestos en la práctica ,siempre aparecen miles de interrogantes.

Deja un comentario