Yoga en el embarazo

yogaencabezado

Me siento mucho mejor, sobretodo la cintura que cuando llegue me molestaba…”

“Logro conectarme con mi cuerpo y mi bebé de mejor manera y sin interrupciones…”

“Estoy más flexible y relajada…”

“Me ayuda a ir sorteando momentos de ansiedad…”

 

Estas frases, entre otras, son casi una constante luego de las clases de yoga para embarazadas. Se nota en la cara el cambio, la expresión en el rostro es otra.

El yoga es una de las actividades posibles y recomendables en la etapa del embarazo. En general se comienza a partir del segundo trimestre, excepto que la persona lo practique desde antes y el obstetra considere que no hay ningún problema. Por precaución, como cualquier otra actividad, se suele esperar que pasen los 3 primeros meses. Puede ser en clases individuales o grupales. La posibilidad de hacerlas en pequeños grupos permite el encuentro para compartir dudas, miedos y también las alegrías propias de cada etapa del embarazo. Lo más importante es generar un espacio en el que estén acompañadas y que puedan dedicarse un tiempo para reconocer su propio cuerpo y conectarse profundamente con el bebé.

Las Asanas (o posturas de yoga) que se practican en este caso son suaves y adaptadas al embarazo y a las posibilidades y ganas de cada mamá, sin exigencias. Se apunta al estiramiento, trabajo y reconocimiento del suelo pélvico,  con respiraciones conscientes, visualizaciones creativas y dirigidas al bebé y su formación. Con el movimiento lento y consciente se logran sobrellevar las molestias más comunes que aparecen en el cuerpo, como son el dolor lumbar, cervical y de piernas, entre otros.

La respiración yóguica ayuda a calmar la mente y disminuir la ansiedad de la embarazada, haciendo que el bebé encuentre mayor espacio, reciba más  nutrientes y oxígeno. Así se logra una conexión del bebé con la madre en una relajación plena y recíproca; se encuentran en una común unión sin las distracciones y prisas que aparecen en el resto del día.

Como instructora es muy emotivo acompañar a las madres en esos meses tan especiales de sus vidas. Es una forma de  participar de un maravilloso ciclo vital que si bien dura unos meses, transforman la existencia misma.

yoga 2

NORMA

Written by

Deja un comentario