Nuestra hija, gracias a la ciencia

fertilidad

Me gustaría compartir nuestra historia en la búsqueda de un hijo.

Empezamos como todos, buscando. Esa famosa palabra que parece ser tan fácil pero que con el pasar de los meses, nos empezó a parecer tan compleja. Pasamos por varias consultas y más y más estudios, hasta que finalmente tuvimos el diagnóstico. Para lograr el embarazo tendríamos que hacer tratamiento de Fertilidad de Alta Complejidad.

Nuevos desafíos, nuevas luchas, nuevos miedos. Miedos que jamás se nos hubieran ocurrido que podíamos tener. Nos empezamos a interiorizar en temas de todo tipo: médicos, legales  (SÍ, legales, porque tuvimos que demandar a la obra social!!) y una gran variedad de cuestiones emocionales; un abanico de sensaciones que empezamos a experimentar…

Palabras nuevas sonaban como canciones… FIV, ICSI, BETA, de todas tuvimos que aprender!! A veces lloramos de tristeza y otras de felicidad.

Hasta que se vino la primera ICSI. Nos preguntábamos ¿y esto qué es? Explicado en forma sencilla, la mamá durante un período se aplica diariamente inyecciones para lograr madurar varios óvulos, para luego ser extraídos un día determinado y conjuntamente con la muestra del papá, se fertilizan en el laboratorio. Así se forman embriones que dependiendo de su estado, serán transferidos al útero de la madre para que se prendan para al fin así, lograr el embarazo…

Pensábamos: “suena fácil, suena sencillo… ¿qué podía fallar en todo esto?” ¿la naturaleza?, ¿el destino?, ¿o la mala suerte? como me han dicho…

Así y todo, con muchos pronósticos a favor, el embrioncito no se prendía. Tuvimos cinco intentos fallidos. ¡¡¡Cinco!!! Un número tan chico para algunas cosas pero un dolor muy grande cuando se trata de pérdida. Cinco veces perdimos nuestras ilusiones de tener un hijo. Pero seguimos intentando… Nos íbamos haciendo expertos en términos de biología celular. Será mejor con embriones de 48hs?, de 72hs? o mejor los Blastos?? Uffff!!! Más y más términos que aprender.

En el medio entre cada tratamiento hacíamos mejoras; nunca un tratamiento fue igual al anterior. Pero, ¿¿¡¡qué faltaba!!?? ¿¿¡¡Qué fallaba!!?? Fallo de implantación, otro nuevo concepto.

Los años seguían pasando… Hasta que para nuestra última oportunidad, dos hermosos embrioncitos criopreservados que teníamos esperando, me iluminaron. Y ahí surgió nuestra última carta. Ayudados por una hematóloga, obtuvimos una ventana que abrimos con todas las ilusiones. Un diagnóstico un poco complicado que era tan raro como simple de averiguar.

Y así llegamos con más herramientas y más fuerzas para buscar nuestra sexta transferencia. Íbamos con un arsenal de medicamentos, sumadas las inyecciones de heparina en la panza. Y así, entre pinchazo y pinchazo, uno de nuestros campeones congelados se quedó agarradito con nosotros!!

Ella es nuestra hija Oli, nuestra pequeña guerrera, nuestra “frigopeque”. Por fin ¡¡LO LOGRAMOS!! Gracias a la ciencia, gracias a tantos médicos, hoy el sueño es posible.

El camino fue largo, difícil, triste por momentos, pero con una felicidad enorme hoy, que aún nos acompaña en cada nuevo día.

Comparto mi historia porque sé que el camino es muy duro y por momentos triste. Porque saber que se puede lograr te levanta de esa BetaNegativa y te puede hacer ir de nuevo con más fuerzas.

Hoy nuestra hija tiene 1 año y 10 meses. Y yo cada día, cada noche, cuando la acuesto a dormir, todavía repaso toda la historia… cada pinchazo, cada consulta, cada palabra… ¡¡Y agradezco!! A cada uno de los docs que nos acompañaron y fueron parte de nuestro camino para formar una familia. ¡¡Gracias a todos ellos!! ¡¡Gracias desde el alma!!

Vanina. Mamá de Olivia.

Written by

8 comments / Add your comment below

  1. Vanina te admiro, se y Vivi de cerca esto por todo lo que pasaron.asi que solo me resta decirte : Gracias porque tu propósito en la vida es además de ser una buena madre, mostrarle a otras que la lucha, paciencia t valentía valen la pena. Bravisimo

  2. Vani, se nota que tenés gente que te quiere mucho y que te acompañó en el camino que nos contás. Eso sin duda será algo valorado también por Oli. Qué lindo es enseñarle a nuestro hijos lo valioso de los afectos, de vivir rodeada de personas tan queridas!!! Gracias Vani por trasmitir también este mensaje en Muchas Madres!!

  3. Muchas gracias chicas y muchas gracias a cada uno por sus palabras!!!… Deseo que nuestra historia inspire a continuar y a no bajar los brazos a tantas mamás y papás que recorren este camino.

Deja un comentario